sábado, 8 de diciembre de 2012

Semana especial discapacitados: Simple, de Marie-Aude Murail

Título: Simple
Autor: Marie-Aude Murail
Editorial: Anaya
ISBN: 9788466792509
Pags. 216
Sinopsis: Simple dice "¡huy, huy, una palabrota!" cada vez que Kléber, su hermano, echa pestes; sabe contar muy deprisa: uno, dos, tres, cuatro, B, doce...; juega con sus "playmobiles" y con los "hombrepillos" que se esconden en los teléfonos, en los despertadores y en los semáforos. Tiene tres años y tiene veintidós años. Veintidós es su edad real: tres años, su edad mental. Kléber estudia el último curso de Bachillerato, es un chico lleno de energía, pero está muy cansado de ocuparse de Simple.


Simple es un niño, aunque también es un mayor. Tiene veintidós años, pero su edad mental es de tres. Su hermano Kleber, de diecisiete años, se ocupa de él para que no tengan que volver a internarlo. Pero no es fácil compaginar las clases del instituto con cuidar de un hermano que tiene el cuerpo de un adulto pero la mente de un niño. Así que Kleber decide intentar compartir piso con unos estudiantes. Y ahí empieza toda la historia.

Simple tiene un conejo de peluche que se llama señor Pimpejo, para él no es un peluche, es un conejo de verdad y además de jugar con él, lo utiliza para mostrar qué le ocurre a él mismo. Un claro ejemplo es en una escena donde a Simple le duele la barriga y dice que es al señor Pimpejo al que le duele.
Al estar en un piso con estudiantes, Simple va descubriendo cosas, se enfrenta a nuevas situaciones y todo lo refleja en su conejo.
Por otra parte está Kleber, quien no quiere que su hermano vuelva a estar internado porque sabe que no le gusta y lo pasa mal. Prefiere ocuparse de él por mucho que cueste. Pero se da cuenta de que es mucho más difícil de lo que pensaba y que aún con la ayuda de sus compañeros de piso, Simple puede armar algún que otro lío.

No voy a negar que en libro hay situaciones extrañas, pero le dan ese toque divertido que necesita porque es un poco triste el trasfondo de la historia, ya que el padre de Kleber y Simple no se ocupa de su hijo como debería.

Este libro refleja bastante bien cómo es enfrentarse a la situación de tener un familiar discapacitado sin nadie que te apoye. Ya seas el hermano, el padre, la madre... quién sea. Es difícil llevar adelante la situación sin ayuda, sea cual sea la discapacidad de la persona afectada. También nos demuestra que un chico como Simple puede aprender, puede evolucionar, si se le estimula adecuadamente y se le ofrecen retos que pueda superar y así desarrollar algunas capacidades.

4 luner@s:

Laura dijo... [Responder]

Pues el libro parece muy bonito! :)
Y me encantan las reflexiones que pones al final de este tipo de reseñas.
La verdad es que me ha encantado la idea que has tenido al hacer un especial de discapacitados ^^
Son cosas como ésta las que hacen que me encante tu blog ;)
Besos!!

Vir dijo... [Responder]

Me ha gustado mucho lo que has contado de él, creo que deberíamos leer más a menudo alguna novela de este tipo porque sin duda te abre lo ojos ante una realidad :)

Un beso!

Sofia dijo... [Responder]

Hola :) Pues es un libro que me llama mucho la atención :) Parece muy trites pero a la vez sentimental.

Un besito ^^

c:Russ9 dijo... [Responder]

@Laura
Enrealidad si es muy bonito! leelo c: