martes, 2 de febrero de 2010

Bajo el rojo sangre de la luna. Necesito una tila ¡ya!

Una habitación sin libros es como un cuerpo sin alma

Condenada al don de captar los pensamientos ajenos, la hermosa Angélica Shelton Belanov se siente más a gusto escondida en la biblioteca de la finca rural inglesa de su padre que en compañía de sus admiradores. Pero los deberes familiares exigen que asista a una fiesta fastuosa, donde se mezcla la flor y nata de la sociedad londinense, con la esperanza de encontrar un marido adecuado. Asediada a su pesar por la «charla» de varias mentes, Angélica encuentra alivio en la compañía de un atractivo aristócrata extranjero, siempre envuelto en el misterio. De hecho, el príncipe Alexander no es como los demás hombres. Es el poderoso jefe de un clan oriental de inmortales que ha viajado a Londres en busca del criminal que pone en peligro la supervivencia de los de su raza. Angélica intuye que Alexander es peligroso, y precisa desentrañar su misterio aun a costa de correr un grave riesgo. Pero el deseo abrasa a ambos: a ella, la cautivadora telépata, y a él, el intrépido jefe que debe aprender a confiar en su corazón. Sin embargo, las circunstancias se conjuran en su contra: Angélica precisa un matrimonio que la libre de la ruina, y el príncipe tiene vedado el amor con cualquier humana.

Angélica no soporta oír los pensamientos de toda la gente que le rodea, por eso se encierra en su biblioteca con libros y libros a su alrededor. Pero debe ir a Londres, es una princesa, y no puede vivir en una casa alejada de la sociedad.
Las charlas sin fundamento y los magníficos bailes no vienen solos, ella y su hermano están en la ruina y no tiene otro remedio que casarse.
Y, cómo no, aparece el “tío bueno”, el vampiro, son esa mirada de la que no puede apartar los ojos… y todo eso que tienen los vampiros y que los simples mortales solo podemos desear.
¿Resistirá Angélica la tentación? ¿La resistirá Alexander, el vampiro?

Hacía bastante que no me leía un libro de vampiros en el que los personajes me gustaran. Sí, son más o menos iguales que en todas las historia de no-muertos, pero en esta me he reído, y eso es mucho.
Angélica, ¡tiene personalidad! Como lo leéis, la protagonista de una historia de vampiros que tiene un poco de personalidad propia, aunque cueste creerlo. Ella piensa por si sola aunque está enganchada de Alexander y pierde toda capacidad de razonamiento cuando él está cerca, pero por lo menos no me dieron ganas de pegarle dos leches para espabilarla, como a una que yo me sé.
Alexander se hace el duro delante de ella (como todos los vampiros :P), pero no lo consigue. No es sólo la chica la que pierde la cabeza, también el vampiro baja las defensas.
Nicholas es el pretendiente de Angélica, y me daban ganas de estrangularlo, no sé porque pero buuuff, no puedo con él.
Y por último, mi queridísima Tía Dewberry… sólo os digo que yo no me fiaría mucho de ella, y parecía tonta la mujer…

Confieso que el quiero y no puedo de los protagonistas a acabado destrozándome los nervios: que si hoy te quiero, mañana te ignoro, que no quiero ignorarte, pero no quiero quererte… Pero claro, si no hay emoción la historia no vale un pimiento, así que, aunque acabé para tomarme una tila, me encantó.
Y lo que más más me ha gustado son la cantidad de citas que hay repartidas por todo el libro, hay más de las que mi cabecita puede procesar, así que algunas (muuuchas) me las he tenido que apuntar. Ahora, con lo que más me pude reír fue con la “discusión intelectual” que tuvieron Angélica y Lord Jeffrey (un Lord muy estirado xD).

Pero… (todos tienen peros)
No me ha acabado de convencer que en todo el libro no se hable casi de todo eso de los Elegidos, que se supone es al fin de la historia, aunque también puede ser que la autora lo haya hecho así para dejarlo caer cuando menos te lo esperas y dejarme a mí con cara de empanadilla de sapo, porque gracias a mi querida memoria yo ya casi ni me acordaba de los Elegidos.

Y el final… ¿vivieron felices y bebieron sangre comieron perdices? ¿o no?




Gracias a Nabla

6 luner@s:

Anabel Botella dijo... [Responder]

Una tila... jajaja... No he leído la novela, pero esta reseña me ha dejado buen sabor de boca. Angelica ya me gusta ;)

rem dijo... [Responder]

suena bastante bien y eso de que Angelica tiene personilidad es un gran punto a su favor

- Bella - dijo... [Responder]

Y la que nos sabemos es... ¡Bella! La innombrable (ya harta hasta nombrarla de ejemplo... xD) menos mal que esta protagonista nos sale con personalidad propia, que ya iba siendo hora. xD ultimamente los libros que me leo tienen protagonistas femeninas con fuerza, ¡bien! ^^

Bueeeno, ya he leído en varias reseñas que hay un ALGO que no termina de convencer, pero en general todos contentos ^^, creo que lo incluiré en mi lista, y mira que con los vampiros ya me cuesta xD

muá!

Elwen dijo... [Responder]

Tengo curiosidad por este libro pero ese "algo" del que todo el mundo habla sigue frenando mi compra compulsiva. Tarde o temprano caerá SEGURO pero de momento tengo con qué saciar mi sed de vampiro :P

Mari Carmen dijo... [Responder]

Pues sí estab yo pensado en Bella, quién sino? xDD

Dácil dijo... [Responder]

Me alegro que te haya gustado!!!! Un reseña estupenda :)