martes, 20 de abril de 2010

Promesas: triángulos y cuadriláteros

"Ven aquí, marimacho"

Emily Walcott está dispuesta a acatar el futuro que sus padres han decidido para ella. Su vida en Sheridan transcurre entre la herrería de su padre y los libros de veterinaria, carrera a la que dedica toda su pasión. Charles, su futuro esposo, no parece despertar en ella más que un sentimiento de afecto fraternal. Tom Jeffcoat, un joven emprendedor y apuesto, se convierte así en competidor del señor Walcott. Ambos librarán una feroz batalla que les arrojará a un abismo insondable…

No esperéis una historia nueva y diferente, porque ante vuestras narices os encontraréis con la típica historia: Chica comprometida con amigo de toda la vida. Amigo de toda la vida enamorado. Chica sólo amiga de amigo de toda la vida. Joven hombre con bíceps al aire, nuevo en el pueblo. Chica y bíceps se odian. Bíceps liado con mejor amiga de chica. Mejor amiga enamorada de bíceps. Para Bíceps sólo es un royo.
Después de esto sacad vuestras propias conclusiones.

Con este libro podéis pasaros 100 páginas sin poder soltarlo y luego daros cuenta de que en realidad no ha pasado nada, porque aunque en sus más de 400 páginas no ocurre nada del otro mundo y las cosas se huelen de lejos, a veces es imposible cerrarlo por un ratito.

Por supuesto como toda historia típica, no pueden faltar sus típicos personajes:
Emily Walcott (La chica). No quiere vivir para cuidar una casa, ella quiere vivir cuidando a los animales, sobre todo a los caballos, y cuando no ayuda a su padre en el establo, estudia veterinaria.
Charles Bliss (Amigo de toda la vida). Está enamorado de Emily desde que no levantaba dos palmos de tierra. Y quiere casarse con ella. Ya se lo ha pedido varias veces pero Emily no contesta...
Tarsy Fields (Mejor amiga): Nada que ver con Emily, Tarsy se comporta como debería comportarse toda dama que se precie. Menos cuando está a solas con el señor Bíceps.
Tom Jeffcoat (Bíceps). Como siempre, lo mejor para el final. Aparece en escena un hombre de pelo en pecho, con vaqueros ajustados y camisa sin mangas, luciendo sus musculitos para deleite de todas xD

Como veis no es un triángulo amoroso, sino un cuadrilátero, pero aquí sólo hay dos que correspondan su amor ♥

¿Acabará bien? ¿Alguien matará a alguien? ¿Será un final a lo Romeo y Julieta?
Oh, amore

Por ser el primero de romántica adulta que leo sin que se metan vampiros y muertos por el medio, por enganchar a pesar de su típica historia y por el señor Bíceps, Tom Jeffcoat:

5 luner@s:

Anabel Botella dijo... [Responder]

Yo no lo he leído, pero hay que darle un voto de confianza a esta mujer.

Leyna dijo... [Responder]

No es la primera crítica tan buena que veo, así que habrá que darle una oportunidad ^^ (a pesar de que no he leído ningún libro de esta autora y soy un poco reticente XD)

¡Besos! =)

Pasajes románticos dijo... [Responder]

Muy buena reseña!!
Lavyrle Spencer es una maravilla de escritora, este libro en especial me encanto!!!

Saludos!

~Dácil

Mari Carmen dijo... [Responder]

Anabel y Leyna - Venga animaros ;)

Besos ^^

Cris dijo... [Responder]

Tenía pensado empezar a leer a esta autora con Un puente al amor, pero quizás me anime con Promesas. Tu reseña me ha encantado y me han entrado ganas de leerla. :)